Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

La situación de los medios de comunicación en España

Cinco años después de experimentar el mundo universitario, a los recién graduado/as en periodismo u otras carreras de comunicación no les quedan otra que salir de esa burbuja académica. Y no son tiempos buenos. Se acaba la universidad y tienen que dar la bienvenida a un futuro incierto con un doble problema: el factor más importante es la situación tan delicada que vive España, con motivo de la mayor crisis económica que está teniendo y en consecuencia esto es perjudicial para los medios de comunicación. Una profesión doblemente castigada al que también influye la caída de la publicidad en los medios escritos, sustituyéndolos por los medios digitales.

Los profesionales de la comunicación están pasando estos momentos por la cuerda floja: 12.000 periodistas han perdido sus puestos de trabajo desde el inicio de la crisis y numerosos medios han echado el cierre. Años negros para este gremio que ha provocado una “fuga de cerebros”, fenómeno que implica la salida a otros países de jóvenes recién terminados los estudios universitarios en busca de un futuro más prometedor. Éxodo que se está viviendo en España desde el comienzo de la crisis en el 2008 y no solo del mundo de la comunicación, sino también de otros sectores como la ciencia o la ingeniería.

Se vuelve a repetir la historia de los años 60 en los que, debido al reajuste de la industria en España, muchos obreros fueron despedidos y emigraron a otras zonas como Alemania para trabajar. Y es que países como Chile, Brasil o de nuevo el país germano, reciben a una oleada de jóvenes españoles para conseguir un trabajo de lo que han estado estudiando durante cinco años, o más, y así no quedarse en casa ejerciendo de algo totalmente distinto. Por tanto, no es de extrañar esta “fuga” tras ver que, según los últimos datos, España se encuentra a la cabeza de desempleo juvenil en la zona euro con un 57,6% de parados.

Y aunque todos se hacen la misma pregunta que la Reina de Inglaterra el 5 de noviembre del 2008 en un acto académico: “Why did no one see it coming?” (¿Por qué nadie la vio llegar?)*, la clave ahora se encuentra en las posibles soluciones para resolverla cuanto antes. Aunque implique muchos sacrificios y aquí el sector de los medios de comunicación es el más perjudicado.

Hace algunos meses se produjo el cierre de la Radiotelevisión Valenciana (RTTV) con aproximadamente 1.800 trabajadores despedidos debido a la “continuidad inviable” del medio, según el gobierno valenciano. Ante esto el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, fue contundente en sus declaraciones: “No cerraré un colegio o un hospital por una tele inasumible”.

Otro sector muy importante que ha visto cómo la crisis llegaba sin remediarlo es la publicidad. Anteriormente se ha hablado que esto ha supuesto un gran problema para todos los medios, ya sean visuales como escritos. Pero el medio que le ha afectado más es a la prensa escrita.

Parar este efecto dominó es demasiado tarde: sin publicidad no hay dinero, sin financiación no se sustenta un periódico y sin esto la prensa en papel va desapareciendo. Muchos hablan ya de la muerte del periódico tradicional, aunque algunos se resistan a creerlo. ¿Qué se tendría en las manos mientras se está tomando el café desayunando?

Y es que debido a las nuevas tecnologías y a la revolución de internet la prensa online gratuita, por ahora, se está abriendo paso y modernizando: más interacción con el lector, más multimedialidad y también con unos mejores hipervínculos de consulta. Esto provoca que la oferta del papel disminuya y la tirada se reduzca cada vez más en los kioscos.

Por ejemplo, según el último estudio de difusión de los diarios de papel de la OJD (Oficina de Justificación de Difusión) el periódico líder nacional y que se difunde también por el mundo, El País, ha perdido 80.000 ejemplares en la venta de kioscos este mes, esto supone una caída del 26,6% de su difusión. Y no solo este periódico, sino también todos los diarios de tirada nacional como El Mundo que ha perdido un 7,51% aunque menos que el año pasado. **

Cuando un universitario finaliza sus estudios tiene que enfrentarse a la cruda realidad. Los cursos y los másteres han multiplicado sus ofertas debido a la cantidad de jóvenes que, para no quedarse en casa mirando el cielo sin hacer nada, ocupan su tiempo libre asistiendo a otras clases y así ampliando su formación. Otra segunda vía de escape es estudiar una segunda carrera. Aunque muchos de ellos, si les preguntas el motivo de estas soluciones, lo justifican a la situación actual.

Y cuando una periodista con ilusiones por empezar una nueva etapa de su vida, tras cinco años de formación, ve como su gremio se va desmoronando y lo único que le preguntan cuando está fuera de España es “¿qué tal la crisis?” intenta afrontar con esperanzas nuevos retos y trabajos sin tirar la toalla. Porque cuesta levantar un país, pero con muchas manos y poco a poco se puede conseguir.

Tag(s) : #International vision

Partager cet article

Repost 0